sd main logo
CLUB L'AVENIR

Menú

Sociedad de Gimnasia L' Avenir

DECANA DE LA GIMNASIA EN URUGUAY 1892 - 2019

SIGUIENDO LOS CONSEJOS DE LAS AUTORIDADES NACIONALES NUESTRO CLUB PERMANECERÁ CERRADO HASTA EL 18 DE DICIEMBRE. 

INFORMAREMOS A USTEDES CUANDO NUEVAMENTE PODAMOS HACER ACTIVIDADES DEPORTIVAS  BAJO TECHO. 



PRÓXIMAMENTE VOLVERAN

TODOS LOS DEPORTES EN UN SOLO LUGAR

ESCUELAS DEPORTIVAS

SALA DE MUSCULACIÓN

BASKETBALL

FÚTBOL DE SALÓN

FRONTÓN

GIMNASIA OLÍMPICA

GIMNASIA ARTÍSTICA

GIMNASIA

TENIS DE MESA

ATENCION ESPECIALIZADA

DOCENTES Y TÉCNICOS CALIFICADOS


INFORMACION DEL CLUB L'AVENIR


ABIERTO DE 8.00 A 23.00 HORAS

DIRECCION: MALDONADO 1124

TELEFONOS: 29010455 - 29008654


Prof. Sergio Álvarez
Prof. Sergio Álvarez

PROF. SERGIO ÁLVAREZ

El maestro cubano que vino a revolucionar la técnica en el boxeo uruguayo


Sergio Álvarez llegó de Cuba, quería trabajar de lo que sabe y el Club L'Avenir le abrió las puertas para que comenzara a revolucionar el deporte de los guantes.

Hace dos años que Sergio Álvarez está en Uruguay. Trabajó haciendo changas, en un restorán haciendo de todo y de a poco se está insertando en esta nueva sociedad. A su arribo, estuvo dos meses sin conseguir trabajo y una tía y amigos que tiene en Miami lo ayudaban económicamente.

Llegó buscando refugio desde su país, Cuba. Hoy todavía vive en una pensión y tiene a sus dos hijos, Seidys de 11 años y Seoidan de ocho, aún lejos. Su aspiración es traerlos, pero para eso necesita mejorar su situación económica. También están su papá Eusebio y su mamá Dulce, a quienes extraña.

Luego de haber dejado infinidad de currículos en distintas instituciones, el Club L'Avenir fue el que le dio el espaldarazo final para hacer lo que sabe y lo que más le gusta.

"De Uruguay me gusta la acogida que nos dan a los cubanos. Es buena y le tenemos que agradecer la posibilidad de tener enseguida una cédula de identidad y la posibilidad de trabajar, que en otro país no te la dan" contó Álvarez a Referí.

Su primer contacto en Uruguay con el boxeo fue con Los Ñatos. Buscando trabajo, le dieron la chance de entrenar.

Su infancia "no fue mala" ya que viene "de una familia trabajadora en la que nunca faltó nada". "Pude estudiar licenciatura en cultura física, lo que acá es Educación Física. Son cinco años de carrera y me recibí en 1993", dijo.

Llegó a L'Avenir a través de un amigo cubano que se iba a Brasil, Eliécer Medina, al cual le estará eternamente agradecido. "Es un club centenario, con una muy buena estructura y organización. Se trabaja con comodidad y podés desarrollarte como profesor. Es un ambiente muy acogedor. Tengo mucho apoyo de la directiva y me siento cómodo. Me han dado mucho apoyo, condiciones de trabajo muy buenas, excelente infraestructura. No sentí diferencia ni discriminación, al contrario. Acá se hace boxeo social, no con el objetivo de pelear", dice.

Allí da clases de boxeo, aiende el gimnasio de musculación y diseña rutinas para los socios. Las mujeres, de a poco, se animan a sumarse.

"Están impactados con las clases porque venimos de un boxeo distinto al que se aprende acá. El boxeo cubano comienza con un calentamiento, mucho trabajo sobre técnica y por último la gimnasia. En Uruguay es al revés. Comienzan con la gimnasia y después van a la parte técnica", comentó.

"Acá hacemos lubricación y un calentamiento. Después calentamiento específico de boxeo, luego lo que llamamos escuela de boxeo, en donde trabajan a distancia, escuela de combate, en la que ya hay contacto, y por último hacemos guanteo", explicó.

Álvarez llegó a Uruguay con la intención de tener un mejor pasar, pero aún no lo encontró. "Vine para tratar de tener un mejor futuro porque los salarios en Cuba son muy bajos. Por eso es que muchos cubanos emigramos. Se van cerebros de mucho potencial hacia el exterior". Se emociona cuando se lo consulta qué es lo que más extraña de su país, más allá de su familia. "Se extraña todo. El clima es una de esas cosas. La cubanía, porque allá somos muy solidarios, muy sociables, compartimos mucho. Donde hay un cubano, siempre hay una sonrisa.

Es que la provincia de Mayabeque y, más precisamente, el municipio de San José de las Lajas quedó en el recuerdo y allá lejos. Aquellos 12 años en los que empezó a hacer judo cuando aún no había deportes de contacto en Cuba son un grato recuerdo. La realidad hoy es diferente.

"Es muy difícil vivir lejos. Tenemos que sacar la estirpe de la cubanía, de coraje y echar pa'lante y guapear"

Los que entienden de boxeo coinciden en que este profesor cubano revolucionó la técnica de este deporte en Uruguay.

"En Uruguay no encontré lo que vine a buscar. Par poder decirlo, tengo que estar bien en lo económico y en mi estándar de vida, establecerme. Este es un país caro. Aún vivo en una pensión y me cocino, no me siento establecido".

Trabajó en un restorán y allí era bachero, ayudante de cocina, pasaba las bebidas para el salón. Fue en el Toledo Bar de Tapas.

Su horario era de 9 a 16, y cuando salía comenzaba a dar clases de boxeo en los parques. De a poco se iba acercando gente y le pagaban por hora. Así se ganaba los pesos.

Realizó un seminario en Melo de judo-kick box y otro en el propio L'Avenir. "Estamos en proceso de aplicarlo pronto en Uruguay", explicó.

En estos dos años viajó una vez a Cuba. Su madre no estaba bien de salud y volvíó nuevamente a Uruguay con el corazón dividido. Siempre está bueno volver a la patria. Siempre es duro tener que irse.

Cuando llegó pudo crear un grupo de boxeo para introducción en el profesionalismo y lo hizo con un boxeador cubano quien residía por entonces en Montevideo: Yasiel García Leal, de peso crucero. Peleó con un brasileño y lo noqueó en 47 segundos. Hizo su debut como profesional, pero volvió a vivir a Cuba.

Es el maestro cubano. Vino y de a poco se empieza a transformar en un referente. Siente la calidez del uruguayo y está feliz por ello. Aún le falta establecerse económicamente y poder traer a la familia a Montevideo. Ese es su gran sueño.

EL CURRÍCULO DE S. ALVAREZ

Sergio Álvarez tiene un currículo extenso: es licenciado en cultura física, deportes y recreación, especialista en deportes de contacto, gran maestro quinto dan en judo-kickbox - el primer arte marcial mixto cubano-, cinturón negro tercer dan en kickboxing, cinturón negro primer dan en judo, entrenador de boxeo amateur y profesional, fue tres veces campeón cubano de kickboxing en 1995, 1996 y 1997 y vicecampeón cubano en 1998 y 1999.

FUENTE: EL OBSERVADOR

MARCELO DECAUX

ACTIVIDADES DEPORTIVAS PARA ADULTOS

EL SEMINARIO SE CAMBIO PARA EL PROXIMO SABADO 5 DE OCTUBRE
EL SEMINARIO SE CAMBIO PARA EL PROXIMO SABADO 5 DE OCTUBRE
NEWELFY Desarrollo Web y Marketing